Esta Navidad, te invitamos a descubrir los mercadillos catalanes

A pocos día que empiecen las fiestas navideñas, Cataluña sale a la calle para participar en los tradicionales mercadillos, donde puedes encontrar los típicos productos de estas fechas como turrones, polvorones o las neulas, que se consumen tradicionalmente en Cataluña.

Además, si estás pensando en renovar el belén encontrarás una amplia variedad de figuras y estilos de belenes. Los mercadillos de Cataluña son un motivo perfecto para que la gente salga a la calle a comprar y contagiarse del espíritu navideño y su magia, al mismo tiempo que des del ámbito religioso se conmemora el nacimiento de Jesús de Nazaret.

Una de las opciones que te proponemos para estas fechas, sobre todo si estabas pensando en desplazarte a Barcelona, es participar en las múltiples actividades temáticas para vivir una experiencia diferente, en estas fechas tan señaladas. Durante los meses de diciembre y enero, se abre un periodo de tiempo para disfrutar de actividades como las de los mercadillos navideños, que atrae a miles de visitantes a grandes ciudades por un gran prestigio,  ya no solo Barcelona, sino también en Lleida, Tarragona o Girona.

 

Una celebración tradicional catalana

La comunidad autónoma de Cataluña se caracteriza por poseer una identidad propia muy arraigada a su cultura y lengua. Estos dos aspectos, en estas fechas suponen una transformación especial y peculiar de las calles, llenándolas de luces, guirnaldas, y otros motivos navideños, capaces de transmitir el famoso espíritu navideño. También son unas fiestas vividas intensamente por los más pequeños de la casa con la llegada de los Reyes Magos con sus cabalgatas por las calles, el Tió de Nadal y el Papa Noel, que cargan regalos para todo el mundo.

Por otra parte, una de las figuras más representativas de Cataluña en Navidad y que hemos nombrado más arriba, es el Cagatió. Se trata de un tronco de árbol que es alimentado durante unos días a base de frutas y golosinas hasta el día 25 de diciembre. En llegar a esta fecha, los niños le dan de golpes al Tió con todo tipo de utensilios al ritmo de tradicionales canciones navideñas, hasta que el tronco suelta regalos y dulces. Sin duda, una tradición peculiar, única en todo el mundo.